Desde 1971, El Rincón de la Lechuza se ha esforzado por ser la taquería con más prestigio en el sur de la Ciudad de México. Sus fundadores tuvieron la idea de abrir una taquería en un lugar agradable y limpio que logrará satisfacer su gusto y con la mayor calidad para los clientes.

Una premisa fundamental de El Rincón de la Lechuza que se ha mantenido hasta hoy en día, es servir los tradicionales tacos de carne asada y que se pudieran complementar con algo de comida casera, con los tacos de rajas con queso, los hongos, los higaditos de pollo tan gustados por los mexicanos. Todo empezó en un local pequeño en la calle de Miguel Ángel de Quevedo en Guadalupe Chimalistac, México D.F., poco a poco se fueron anexando locales en el mismo lugar, hasta tener la capacidad para atender a 150 personas cómodamente sentadas. Hoy en dia El Rincon de la Lechuza como todos la conocen sigue en manos de la Familia Seidel quienes continúan con la tradición de servir tacos en un lugar seguro, agradable y limpio.